¿Otra ola industrial?


Hace años el economista ruso Nikolái Kondrátiev (1892-1938) señaló -entre los años 1924 y 1925- que con cierta frecuencia se iniciaba una nueva fase industrial -ola o ciclo- si se acumulaba un número suficiente de inventos que, en conjunto “lanzaban nuevas industrias al futuro”. Y cada fase también implicaba una nueva época en las finanzas, pues las nuevas tecnologías lograban mayores márgenes de rentabilidad que las anteriores.

Con la misma idea, otros economistas -como Ludwig von Mises y Friedrich von Hayek– estudiaron ciclos y cada quién encontró fechas para señalar un inicio o su término… pero se puede mencionar que las ideas de Kondrátiev aún son las más famosas.

Por otra parte la revista inglesa The Economist (Abril 27, 2012) señaló que en estos precisos momentos se está iniciando un nuevo ciclo, ola o revolución industrial incorporando miles de inventos “más o menos recientes”.

Menciona, por ejemplo, que la empresa Volkswagen está desarrollando una fábrica de coches que podrá lograr, en la misma línea de producción, manufacturar cualquier modelo… los obreros estarán sentados frente a computadoras la mayor parte del tiempo y serán relativamente pocos. En otras palabras, pareciera que la época de las grandes fábricas y docenas de obreros trabajando en diversas tareas estará desapareciendo y así también la definición de lo que sería un trabajo con aceite, grasa y maquinaria de ensamble o tornos.

Y el fenómeno no sólo se presenta en la industria metal/mecánica, también la industria química/farmacéutica está experimentando con nuevos sistemas de producción, tales que las materias primas entran en un extremo y la píldora o líquido sale al otro, eliminando una serie de pasos intermedios gracias a nuevas tecnologías.

Si estos desarrollos se multiplican la consecuencia será que en vez de una gran fábrica habrá muchas pequeñas fábricas “por aquí y por allá”, que con la nueva maquinaria y equipo serían capaces de producir lo que el mercado local demanda… Como ejemplo podríamos imaginar que “en el caso extremo” se podría manufacturar ¡el coche que cada quien diseña!

Otro indicio de que ya se están incorporando nuevas ideas a “aparatos de uso diario” la mencionada revista comenta que las aletas de las turbinas de aviones ya se fabrican con aleaciones y métodos especiales y muy novedosos que aumentaron todas sus características positivas… y con la misma técnica también partes de automóviles, motores, baterías, etc.

En definitiva, sería importante que cada quien “mirara” si su sector industrial estará entre los que recibirán nuevos impulsos o contrariamente si se topará con “callejones sin salida”… famosos son los casos de fabricantes de cintas 8mm, “Beta” o de televisiones blanco/negro.

Se trata de la tercera revolución industrial según The Economist y sin duda es un asunto a considerar pues las nuevas tecnologías y el destino de nuestras finanzas personales podrían estar muy relacionados… ¡y mucho más de lo que en primera instancia “quisiéramos ver”!

 Checa: ¿Cuánto nos cuesta un puente?

+ There are no comments

Add yours

Los comentarios están cerrados.