Sugerencias para comprar en el súper


Para algunos expertos los súpermercados son grandes palacios o catedrales del consumo y sin duda facilitan la compra de todo tipo de mercancía… algunas cadenas de tiendas ofrecen, además, tarjetas de crédito… Es decir, al final más de un consumidor en una encuesta diría que le “encanta comprar”… y de preferencia en grandes súpermercados.

Hoy por hoy “todo el mundo” ha sido seducido por lo práctico “del súper” y por lo tanto estas tiendas se han ampliado al punto que algunas no sólo venden alimentos sino ¡hasta muebles!

Además -como ya es de conocimiento común- estantes y pasillos siempre son diseñados e instalados de tal forma que maximizan las ventas de la tienda. En otras palabras, un gran número de clientes compran algo más de lo que originalmente tenían en mente.

Al respecto podemos y deberíamos pensar en los siguientes detalles para mantenernos dentro del presupuesto:

a)-Primeramente tomar nota de qué dulces y revistas son definitivamente productos que sólo se compran por repentinos impulsos o “antojos”.

b)-La mercancía está distribuida de forma que tenemos que caminar más para encontrar productos esenciales como pan y fruta; es decir, implica recorrer pasillos y por lo tanto ver productos que potencialmente se nos pueden antojar… y más de uno compra el antojo que vio.

c)-En los estantes, a la altura del ojo, se encuentran los productos que son más rentables para la tienda; el producto similar pero menos rentable se encuentra en la parte superior o inferior del mismo, y ciertamente tendemos a comprar lo que más o mejor vemos.

d)-La mercancía “de marca” se vende en lugares visibles y productos equivalentes son difíciles de encontrar.

 

Con respecto a la calidad de los productos es de hacerse notar que las diferencias son menores pues todos deben cumplir con normas nacionales e internacionales (si se trata de productos que son exportados al mercado mundial). En otras palabras, no necesariamente un precio menor implica menos calidad, y el filósofo Edmundo Husserl (1859 – 1938) diría que el precio mayor sólo es referencia para un conjunto de productos. (Esta palabra -referencia- era considerada por Husserl como una fundamental de la lengua.)

Por último habría que agregar que estas cuatro sugerencias “son de largo plazo” y por lo tanto un consumidor notará el ahorro poco a poco en su promedio de gastos… ¡y ojalá recuerde, como referencia, los promedios de meses o años anteriores!

Checa Cetes: un instrumento de ahorro

+ There are no comments

Add yours

Los comentarios están cerrados.