Ignorancia e Internet



Parece que en “este mundo moderno” el acceso a datos ya no es un problema pues podemos accesar, vía conexión al sistema Internet, miles de datos casi en cualquier lugar y según el Prof. Massimo Pigliucci de la Universidad de Nueva York el asunto actual más bien se centra -y cada vez más- en la forma de pensar o de procesar la información; por otra parte son pocas las escuelas que enseñan “a ver” todas las facetas – posiblemente también falten algunos prerrequisitos. El resultado es que en promedio, y a pesar de las horas dedicadas diariamente, la lectura de mayores cantidades de datos no está aumentando “la sabiduría” de la gente… ¿Será que “la ignorancia llegó para quedarse”?

En la escuela nos enseñaron que Platón decía que la ignorancia es la fuente de todos los males y que la sabiduría se compone de “condiciones justificadas”. Hoy, siglos más tarde, nos conviene recordar al respecto las tres condiciones que según Platón debemos aplicar para “entender”, y la primera es que debe ser cierta, verdadera. Por ejemplo, podemos pensar que “es cierto” que hay bancos.

La segunda condición es que sea creíble… en este caso, para confirmarlo, posiblemente bastaría con visitar algunas sucursales. La tercera condición es que sea justificable. Entonces ¿cómo justificamos que haya bancos? En este tercer nivel, si no somos expertos en finanzas, no sabemos y sería válida la frase de Sócrates “sólo sé que no sé nada”; es decir, la mayoría no sabría cómo justificar la existencia de bancos.

En otras palabras, podemos pensar que lo que leemos es cierto y también creerlo, pero si no logramos entender la justificación simplemente se nos olvida, y “muchas horas navegando en la red” no garantizan un resultado. Este ejemplo implicaría saber qué hacen los bancos, cómo y para qué. ¿Quién logra esforzarse para llegar al tercer nivel? ¿Sólo los sabios?

+ There are no comments

Add yours

Los comentarios están cerrados.