Millennial en crisis: ¿Por qué ya no  alcanza para vivir?

Millennial en crisis: ¿Por qué ya no alcanza para vivir?


Llamamos Millennial a los jóvenes que nacieron entre  el año 1982 y 2004.  Por el momento, estos chicos  representan el 30% de los habitantes en México, son el llamado el bono demográfico mexicano, y en el año 2000 se preveía que  para el 2025,  serían  el 60% o más de la clase trabajadora e independiente.  Situación que suena o increíblemente maravillosa, pero que está muy lejos de suceder.

Hoy la vida claramente no es como la pintaron años atrás,  la estadística ha fallado y no en favor de los jóvenes. A los  Millennial a los que se les auguraba una increíble vida llena de tecnología, empleos, y estabilidad simplemente no existen, hoy tenemos chicos  viviendo con sus padres, otros que ya son padres, otros de empleo en empleo, otros sumergidos en las deudas…   ¿Por qué jóvenes mejor preparados  no pueden tener una mejor calidad de vida que sus progenitores?

La vida Millennial

Los jóvenes de veintitantos, en su mayoría, están mejor formados que sus padres. En México, el 34%  posee algún título universitario o superior contraste a la década de los 70 u 80 donde sólo alrededor de 3% lo tenía. Pese a esto, los jóvenes se han encontrado con que, a consecuencia de la crisis, el mercado laboral solo puede ofrecerles trabajos por debajo de su grado académico, con contratos temporales y sueldos deplorables.

La inflación no ha permitido que estos jóvenes puedan salir al mundo, hoy el Millennial no puede comprar un hogar porque las viviendas han encarecido,  a tal  grado de que hoy, una propiedad cuesta lo quíntuple en relación a la casa donde vive, y el salario de éste es tres veces menor que el de  sus padres cuando comenzaron a trabajar.

Es de esperarse que las aspiraciones de los noventeros s enfocaran más en cosas alcanzables que en lo que claro tienen no pueden adquirir.  La industria de la tecnología ha hecho su agosto con este tipo de consumidores, el Millennial se ha vuelto el motor que alimenta la capacidad de innovación de las grandes empresas.  Si hoy se sueña con un Smartphone con determinadas características, mañana estará a la venta, y los Millennial trabajaran horas extras para pagarlo.

La tecnología

El Millennial es el  joven que nació cuando el teléfono fijo estaba en pleno auge, que creció sintiéndose orgulloso de su primer celular y que ahora vive para cambiar de modelo de móvil cada que puede. estos jóvenes están deseosos del último Smartphone y  la última lap top, porque son chicos de la era digital, que no ansían ya un trabajo estable, o una casa propia, sino una Smart tv, videojuegos, popularidad en redes sociales y la mayor capacidad de Apps en sus teléfonos.

No es que sean superficiales, es que simplemente hay cosas con las que se puede soñar y otras que se han vuelta tan inalcanzables que han perdido lugar en la lista de compras de los Millennial.  En perspectiva… ¿Cuántos de nuestros padres tenían en su lista de compras de hace 30 años un yate o  un jet privado? ¡Ninguno!  ¿Cierto?

La rutina

Según la encuesta del Observatorio de la juventud,  el Millenial considera que: “estudiar, trabajar, casarse, tener una casa,  hijos,  y envejecer saludablemente”, está fuera de sus planes por ser rutinario y fuera de su  alcance por ser caro.

Hoy se estudia, mucho, sí, pero no se trabaja en lo que se quiere, hoy sólo el 21% de los jóvenes se encuentran felices o satisfechos con el trabajo que desempeñan y se lo atribuyen al sueldo que se les retribuye. Y los que trabajan por pasión ganan muy por debajo de los primeros y han quedado resignados a la vida precaria.

Los Millenial alcanzaron la cima del éxito en la escuela, en la tecnología, pero han resbalado  en la montaña de la independencia y de la felicidad.

La realidad

Hoy el chico que se auguró prodigio de lo nuevo y tecnológico está en decadencia. Es una realidad que a los Millennial no les alcanza para vivir. Y para ésta afirmación tengamos en cuenta que la vida no sólo se basa en la parte económica.

Al Millennial no le alcanza el dinero para solventar sus gastos en una vida independiente, las oportunidades no le llegan para desarrollarse intelectualmente, las condiciones no le permiten desarrollarse socialmente,  las fronteras no permiten ser atravesadas, la vida misma no es cómo la desea y todo  en conjunto no le permite ser feliz.

.